Saltar al contenido principal.

Acceso a otros temas jcyl.es

Escudo de la Junta de Castilla y León; Página de inicio

Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Energía y Minería en Castilla y León

Redes Sociales

  • Twitter. Abre una nueva ventana
  • Youtube. Abre una nueva ventana
Contenido principal. Saltar al inicio.

Tipos de carbón

Se pueden distinguir distintos tipos de carbón, que de menor a mayor rango y poder calorífico son: turba, lignito, hulla y antracita. Los carbones de los yacimientos de León y Palencia son antracita y hulla.

Existe también el carbón vegetal, que se obtiene artificialmente quemando madera apilada en ausencia de oxígeno para que su combustión sea parcial. Las pilas utilizadas para preparar carbón vegetal se llaman carboneras.

  • Turba: es el tipo de carbón que se forma en la primera etapa de la transformación de materia vegetal en zonas pantanosas en un ambiente pobre de oxígeno. Es el carbón con menor contenido en carbono y menor poder calorífico en la combustión.
     
  • Lignito: es un tipo de carbón muy abundante que posee mayor poder calorífico que la turba, un color negro o pardo (de menor rango que el negro) y una estructura leñosa o fibrosa. Tiene una elevada humedad y materia volátil y al lignito negro se le denomina también “carbón subbituminoso”. Es de formación más reciente que la hulla y la antracita y su poder calorífico en la venta no suele pasar de las 4.000 Kcal/Kg.
     
  • Antracita: se trata de un carbón duro, muy evolucionado, que tiene el mayor contenido en carbono fijo (hasta un 95%), el mayor poder calorífico y el menor contenido en materias volátiles de los cuatro tipos citados. Debido a su bajo contenido en materia volátil, presenta una ignición dificultosa. Arde dando una llama azul corta y sin apenas humos. Tiene una estructura cristalina y un color negro brillante.
     
  • Carbón Bituminoso: es un carbón relativamente duro que contiene betún, de mejor calidad que el lignito pero peor que la antracita. Suele ser de color negro, a veces marrón oscuro, presentando a menudo una bandas bien definidas de material brillante y mate. Las vetas de carbón bituminoso se identifican estratográficamente por la distintiva secuencia de bandas brillantes y oscuras. Contiene entre un 60 y un 80% de carbono, siendo el resto agua, aire, hidrógeno y azufre que no ha sido repelido de los macerales. Su contenido calorífico oscila entre los 21 a 30 millones Btu/t (24 a 35 MJ/Kg). De carbones bituminosos hay de varios tipos según su concentración en volátiles, siendo la hulla uno de ellos. La hulla tiene un contenido en carbono alto (entre el 75% y el 90%), bastantes volátiles y un poder calorífico muy superior al del lignito (casi el doble). Puede utilizarse en la combustión y en la industria siderúrgica. Este tipo de carbón dio origen a la carboquímica.
  • Carbón vegetal: se utilizó mucho como combustible, pues tiene más poder calorífico que la madera. A partir del carbón vegetal también se puede obtener, por calentamiento en ambiente reductor y saturado de vapor de agua, o por deshidratación química, el carbón activo, que es un carbón de elevada pureza y textura extraordinariamente porosa. Dado que la relación superficie/volumen es muy alta tiene gran capacidad de absorción y puede ser utilizado en forma granular o en polvo como elemento filtrador de aguas u otras sustancias y gases. Es evidente que a escala humana puede considerarse que el carbón es un recurso no renovable, pues necesita millones de años para que las plantas se transformen en carbón. Es decir, no se reemplaza al ritmo que se consume, aunque hay muchas reservas.

Turba

Antracita

Lignito

Carbón bituminoso